La RSE es una herramienta para la mejora del modelo productivo de las empresas, que al mismo tiempo traen beneficios directos a la organización como:

De esos beneficios, los que podríamos destacar en su nivel de importancia son:

Mayor capacidad de contratar y mantener talento:

Parte de los públicos de interés, por no decir el más importante, es el público interno. Al mantener motivado al público interno se están teniendo prácticas de gestión socialmente responsable, generalmente las empresas con esta gestión son aquellas que respetan al individuo e invierten en su capital humano teniendo como resultado: una gran capacidad para captar y mantener colaboradores con talento.

Mayor lealtad del consumidor:

Los consumidores ya no quieren que las empresas les digan que son buenas. Quieren que lo demuestren. Es por ello que las empresas se ven obligadas a afectar su entorno de forma positiva, si es que esta desea un buen posicionamiento, y una mayor lealtad.

Valoración de la imagen y marca:

Las prácticas de RSE agregan valor a la marca y a la imagen de la empresa, que no solamente hace el visto bueno ante los consumidores, si no que convierte a la empresa en un ente más competitivo a nivel internacional.

Sostenibilidad del negocio a largo plazo:

Generalmente las acciones de RSE le aportan credibilidad a una organización. Esta credibilidad es la que buscan los inversionistas, socios o futuros socios. Es por ello que las organizaciones deben de fomentar y proyectar sus acciones de RSE a largo plazo al igual que su negocio.

PÁGINAS DE INTERÉS

 

 

GUIA DE SOSTENIBILIDAD